Seguidores

martes, julio 24, 2007

LOS BARNICES








Como ya dije, mis médium y barnices preferidos, salvo alguna excepción, son los fabricados por Lefranc y Bourgeois.
Así, que ni corto ni perezoso, he pedido permiso a la sucursal española, y aquí os pongo escaneos de barnices Lefranc, quién mejor que ellos para explicarnos que tipos de barnices existen y como utilizarlos.
En mis largos años de experiencia con los materiales artísticos, he aprendido mucho con muchas casas de materiales artísticos, una de las que más he aprendido, sino de la que más, es Lefranc y Bourgeois.

Donde comprar:


lunes, julio 23, 2007

El barnizado.

El barnizado.

Muchas veces, se barnizan los cuadros para conseguir un acabado brillante o mate, pero esa no es la función principal de un barniz para cuadros.

La misión primordial de un barniz es proteger al cuadro.

Hay dos tipos de agresiones a las que un buen barniz a de hacer frente, las agresiones físicas, como arañazos, huellas digitales o atentados de pintadas con lápices o pinturas. Las agresiones atmosféricas, como las cacas de las moscas, el humo de tabaco o coches, el polvo, etc.

Todas estas “agresiones” recaen sobre el barniz, que hace de barrera para evitar que dichas agresiones dañen la obra.

Cuadro en proceso de retirada del barniz viejo y sucio.
El barniz es por tanto un filtro, y como tal, una vez esté sucio, deberemos reemplazarlo por uno nuevo, en el mercado existen muchas marcas y tipos de barnices, he de confesar que personalmente tengo predilección por los barnices de la casa Lefranc, por su gran calidad, estos barnices, a excepción del barniz Copal, son reversibles, es decir, que se pueden volver a disolver con su disolvente, esencia de trementina o petróleo, pero esta operación de retirado de barniz debemos dejársela a los especialistas, es decir, a los restauradores.


Barnizado.

Lo primero que deberemos hacer, es limpiar el cuadro de polvo, con un trapito seco, que no deje “hilitos”, y en casos extremos, limpiaremos el cuadro con agua desmineralizada con unas gotas de “Hiel de Buey”, (la hiel de buey, es un medio para las acuarelas, se vende en tiendas de bellas artes)

Debemos barnizar con un pincel plano o una brocha de calidad, que no suelte las cerdas.

Se darán pinceladas de barniz diluido con un 10% de esencia en una dirección hasta cubrir todo el cuadro, y después se darán las pinceladas en la dirección contraria, tal como vemos en esta imagen:


Los barnices deben aplicarse en dos capas muy finas, y nunca deberemos hacerlo de una pasada con el barniz espeso.

Si el cuadro es antiguo, siglo XIX, por ejemplo, lo mejor es que se ocupe un buen restaurador de cuadros.


Muy importante.

No se deben barnizar cuadros los días de mal tiempo, como los días lluviosos, húmedos… es importante que el cuadro recién barnizado no sufra cambios bruscos de temperatura.

Debemos esperar un mínimo de 6 a 12 meses antes de barnizar una pintura al óleo, empezando a contar el tiempo cuando el cuadro este seco al tacto, no cuando esté recién terminado.

A más espesor de pintura, más tiempo deberemos esperar, es muy importante ser paciente, pues de ello depende la buena conservación de nuestra obra.

Anteriormente ya explicamos que el proceso de secado del óleo requiere del oxígeno del aire, ya que es este oxígeno el que hace que el aceite seque en profundidad, si barnizamos antes de tiempo, el proceso químico “oxígeno y aceite” se detiene, y puede ser catastrófico para el cuadro, sino inmediatamente, sí con el tiempo, son muchos los que dicen que ellos barnizan antes de tiempo y no ocurre nada malo, se equivocan, pues los resultados nefastos no tienen porque aparecer al poco tiempo, ni a los pocos años… pero al final, el mal aparece, a veces incluso después de fallecido el artista, y la familia ve con resignación como la obra de su pariente se deteriora sin poder hacer nada la mayor parte de las veces.

Importante:
Si el barniz se aplica demasiado pronto, se corre el riesgo de que el disolvente del barniz disuelva el aceite que lleva la pintura, que aún no está completamente seco y lo saque a la superficie. Si esto sucede, el cuadro quedará pegadizo durante meses o incluso durante años, siendo inevitable que el polvo se deposite sobre el cuadro.


Por último decir que utilicen siempre barnices de la mejor calidad, que los barnices para cuadros no tienen nada que ver con los barnices para muebles,

y si tienen prisa, por causa de una exposición por ejemplo, y quieren barnizar algún cuadro, háganlo solo con “barniz de retoques” y siempre que el cuadro este seco al tacto por lómenos desde hace dos meses.


Si os gusta Bellas Artes Tex, también podéis seguirme en Facebook haciendo Clic en "me gusta" :
Espero que os guste la página de Bellas Artes Tex en Facebook

sábado, julio 21, 2007

Case Arti.

Una casa que fabrica Case Arti, es la prestigiosa Lefranc y Bourgeois.
Case Arti.
La mayoría conocemos la imprimación a base de gesso acrílico, que es la más difundida en los últimos tiempos.
Pero es posible que haya artistas a los que esta imprimación no les guste o quieran probar otra, pero sin tener que hacerse unas imprimaciones que sean muy laboriosas de preparar.
Una imprimación muy interesante es la Case Arti, no la tienen en todas las casas de materiales para artistas, pero sí se puede pedir, y en pocos días la podéis tener a vuestra disposición.
Las telas imprimadas con Case Arti conservan su flexibilidad para resistir sin
romperse por causa de una fuerte presión, por lo que pueden ser enrolladas.
Por lo general, una sola capa de Case Arti, es suficiente, pero es recomendable
poner una primera capa fina y una segunda capa más gruesa para obtener más elasticidad.
Proporciones:
Primera capa: cinco medidas de agua destilada por cuatro medidas de polvo de Case Arti.
Segunda capa: una medida de agua destilada por una medida de polvo de Case Arti.
Modo de preparación.
1º) Verter poco a poco agua destilada sobre el polvo de Case Arti que habremos puesto en un cuenco.
2º) Trabajar bien la pasta obtenida con una espátula.
3º) dejar reposar una hora antes de aplicar
4º) tras aplicar la primera capa, repetir el proceso con una segunda capa.
5º) una vez terminado se puede lijar, o si se prefiere, dejar la Case Arti tal cual. 

Donde comprar:

miércoles, julio 04, 2007

Los óleos alquídicos.


Los alquídicos son unas pinturas con una serie de ventajas respecto a los acrílicos y a los óleos, pero hay que recordar que lo que para unos es una ventaja, para otros puede ser una desventaja.
Las ventajas de los alquídicos son las siguientes:
Comparados con los óleos, los alquídicos son más elásticos y duros, secan en aproximadamente un día, dependiendo del estado atmosférico, mientras que los óleos pueden tardar semanas en secar.
Así como en el óleo son normales los Embebidos (zonas mates que aparecen en algunas partes del cuadro, después de unos días de secado.) en los alquídicos el trabajo se ve siempre con un perfecto acabado satinado, y sin embebidos.
Los alquídicos son colores más transparentes, por tanto más luminosos que los óleos.
La consistencia de los alquídicos es más fluida que la del óleo, lo que facilita el trabajo en pinturas muy realistas, y como una vez secos tienen una película más dura y resistente que los óleos, son más apropiados para trabajos al aire libre, como son los murales.
Comparados con los acrílicos, las ventajas de los alquídicos serían las siguientes:
La intensidad del color y la consistencia del alquídico son más parecidas al óleo.

El secado del alquídico es más lento que el del acrílico, lo que permite trabajar sin prisas, pudiendo obtener degradados de color que serían más complicados de realizar con acrílicos, y una vez acabado el resultado final del alquídico se parece más al del óleo que al de los acrílicos, con la ventaja de que como ya dije, el alquídico no tiene acabados con embebidos en su superficie.
La composición
Los alquídicos están compuestos por pigmentos y resina alquídica modificada con aceites, el aglutinante de estas pinturas, contiene un disolvente que permite que su secado sea más rápido que el óleo convencional, y más lento que los acrílicos.
La permanencia de los colores alquídicos es excelente.

Los tiempos de secado de estas pinturas son de 4 a 8 horas trabajando en la paleta, y entre 18 y 24 horas están secas al tacto sobre el lienzo.
Pero no se deben de barnizar antes de transcurridos unos 6 meses, pues su proceso químico con respecto al secado es igual al de los óleos convencionales, es decir necesita del oxígeno del aire para que su proceso de secado culmine con éxito, y el barniz aplicado antes de tiempo impediría que las partículas de oxígeno penetrasen en la pintura, resultando nefasto con el tiempo.

Los médiums ideales para el óleo alquídico son los que están fabricados con una base alquídica. Y el disolvente ideal es la esencia de petróleo, que no resulta tan pegajosa como la de trementina que es más resinosa, la esencia de petróleo se evapora mejor.


Donde comprar: